El peligro de las espigas

Con la llegada del maravilloso buen tiempo y tan como los meses de verano hay algunos peligros naturales alrededor de nuestras queridas mascotas que tenemos que tener en cuenta. Uno en particular es las espigas.

Las espigas en forma de arpón afilado puede penetrar en las piel de los animales, por lo general sus patas, entre los dedos de los pies, debajo de la cola, las axilas, las orejas, los ojos y la nariz, de hecho, cualquier parte de su cuerpo y seguir avanzando en la piel y en el cuerpo. Pueden llegar a CUALQUIER parte del cuerpo, incluyendo los órganos internos que por supuesto puede causar problemas a largo plazo o incluso la muerte. Si la espiga ha entrado en la piel, el perro o gato se lamerán o morderán la zona y, a menudo se forma un bulto doloroso o absceso. Si usted ve la cola de las espiga se podría tratar con cuidado para sacarla, pero si hay una inflamación entonces la atención veterinaria es necesaria.

Del mismo modo, si su mascota está sacudiendo su cabeza y / o escarbando en sus oídos, estornudar o tiene los ojos llorosos, esto puede indicar que una espiga se le ha alojado dentro. Probablemente ha penetrado demasiado profundamente para que usted pueda sacarla fácilmente por usted mismo, por lo que requerirá una vista al veterinario para sacarlo antes de que pueda causar algún daño grave.

Cada año tuvimos casos de perros, entrando en el refugio con espigas incrustada, el resultados es en que tuvieron que someterse a una cirugía para extraerlos.

Asi que por favor revisar todos los partes de su mascota regularmente, especialmente después de los paseos y no subestimar el peligro de una espiga no detectada, puede ser para vital la salud de sus mascotas.